Apuntes para cerrar un curso insólito

Apuntes para cerrar un curso insólito 

Terminamos un curso extraño, cargado de densidad emocional. En los cinco últimos meses el mundo ha cambiado más que en varias décadas. Hay mucha incertidumbre, pero también avances clave en el debate social y la cohesión europea.

La mejor noticia sería que la vacuna contra el virus SARSCovid-19 estuviera cerca. Por desgracia, las posibilidades de lograrla incluso en 2021 son bajas, aseguran epidemiólogos como Arnaud Fontanet, que asesora al gobierno francés en esta crisis. Sin embargo, se espera que alguno de los equipos científicos que están trabajando sin descanso en varias partes del mundo obtenga antes alguna solución parcial. La biotecnológica Moderna acaba de empezar la última fase de ensayos clínicos en Estados Unidos. Será la quinta en alcanzar la fase III, en la que están ya los proyectos de la Universidad de Oxford y de la anglosuiza AstraZeneca; los dos proyectos chinos de Sinopharm y Sinovac; y la recuperada vacuna de la tuberculosis del Murdoch Children’s Research Institute, de Australia.

El plano económico no puede separarse del sanitario: la foto es dura. A pesar del estímulo sin precedentes, que supone un 19% del PIB mundial de 2019, el crecimiento global se va a contraer este año casi un 5%, según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional. En España, la caída de la afiliación subraya la brecha social: el desempleo se ha cebado en los trabajadores temporales y con contrato a tiempo parcial, con los jóvenes, las mujeres y los inmigrantes. Muchas empresas no sobrevivirán y esta crisis no supondrá un momento de destrucción creativa. Durante un tiempo, como dice Ivan Krastev, la ansiedad económica dominará el debate público. Aun así, se han logrado avances importantes: a pesar de las tiranteces en el seno de la UE y de que se haya rebajado el alcance inicial del Fondo de Recuperación por exigencia de algunos socios encabezados por Países Bajos, es la primera vez que todos los miembros aceptan endeudarse de manera masiva para hacer frente a un problema común como la pandemia. De esto ha nacido una nueva Unión. Con disonancias y brechas, cierto, pero también con mayor visión de conjunto.

La importancia de los Estados del bienestar ha quedado reforzada, como subrayaba el profesor chileno Cristóbal Kaltwasser hace unas semanas en Food for Thought. ¿Ocurrirá lo mismo con la política? El poder está siendo interpelado desde muchos frentes: la gestión de la crisis sanitaria, económica y social. ¿Conseguiremos ir más allá de las batallas culturales? ¿Seremos capaces de privilegiar las propuestas bien planteadas al margen de la ideología? ¿Lograremos armar políticas públicas bien diseñadas para optimizar cada euro gastado y permitir la mayor sostenibilidad de las cuentas públicas a futuro.

Os dejamos aquí un vídeo con un resumen de lo ocurrido este año en Foro de Foros:

***

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top