Salud e ideología: amistad peligrosa

Salud e ideología: una amistad peligrosa

Salud e ideología: amistad peligrosa 

Desde hace nueve meses, la salud es una clave política mundial.

Sanidad e ideología se dan la mano más fuerte que nunca. Empezando por España, según la encuesta del CIS Efectos y consecuencias del coronavirus, el 55,1% de los encuestados (más de 2.000) se muestra muy preocupado por la pandemia. Al 38,4% le inquieta bastante, y solo al 1% «nada o casi nada». Al 29,2% le perturban más los efectos negativos sobre la salud y al 21.2% sobre la economía y el empleo, al 17,5% sobre la salud y el bienestar emocional, al 31,2% todo por igual. Lo llamativo viene cuando le añadimos la variable ideológica al sondeo.

A los votantes del PSOE les preocupa sobre todo la salud física (36,1%), seguida de la salud y bienestar emocional (20,3%) y la coyuntura económica (13,7%). A los votantes del PP, primero le inquietan las consecuencias económicas (28%), después la salud física 25,8%) y por último la emocional (13,2%). A los de Vox, el tema económico (45,6%), muy por delante de los de salud física (18,1%) y de los de bienestar emocional (11,2%). A los simpatizantes de Unidas Podemos, la salud física (35%), el bienestar emocional (22,6%), y la economía (12,9%).

Este fenómeno no es exclusivo de España. En todos los países donde se permite un debate ciudadano la ideología está bullendo en los medios, en las manifestaciones, en las redes sociales. La Covid-19 enfrenta a gobiernos centrales con administraciones locales y regionales. Se confunde ejercer la libertad individual con no respetar las normas, de ahí que un ciudadano interpusiera un recurso ante el Supremo alegando que la imposición de la mascarilla suponía vulnerar sus derechos fundamentales a la integridad física y moral y al honor. Un recurso que, como saben, ha sido desestimado.

Salud e ideología: una amistad peligrosa
Salud e ideología: una amistad peligrosa // Foter.com

También se disemina desinformación al mismo ritmo que las noticias rigurosas, y -esto es lo grave-, lo falso tiene un público muy fiel.

En Francia se estrenó hace dos semanas el documental Hold-up (secuestro), que da voz a múltiples teóricos de la conspiración. Sus productores recaudaron 200.000 euros de aportaciones ciudadanas en una plataforma de Internet. En Alemania, un estudio de la Universidad de Münster analiza los medios autodenominados “alternativos”, que curiosamente enlazan titulares en apariencia informativos y verificables con especulaciones. Por ejemplo, el rumor de que el coronavirus se creó en un laboratorio. Es el “populismo de pandemia”, como dice la Deutsche Welle. En Estados Unidos y cada vez más en Canadá tienen éxito los grupos QAnon, que siembran de supuestas pistas las redes sociales e involucran a los participantes en una suerte de trama que deben destapar.

 

Más que una vacuna

Las vacunas para erradicar la Covid-19 son el mejor ejemplo de cómo la política y la salud se han unido en esta pandemia. Europa, Estados Unidos, China y Rusia están midiéndose por conseguirla, administrarla a sus ciudadanos, y al resto del mundo.

¿Y qué pasa con el resto? La Organización Mundial de la Salud lleva desde agosto advirtiendo de que sin cooperación internacional no conseguiremos mantener ningún virus a raya y el G20 se ha comprometido a aportar los fondos necesarios para asegurar una distribución equitativa de la vacuna contra la COVID-19 entre los países más pobres del mundo. A esta iniciativa, COVAX, le faltan 28.000 millones de dólares en financiación, de los que 4.200 millones se necesitan antes del final del año.

Dos reflexiones:

¿Conseguirán los gobiernos hacer la suficiente pedagogía como para que los escépticos entiendan la importancia de vacunarse, más allá de sus convicciones políticas?

¿Habrá espacio para la solidaridad con los países que no tienen capacidad de maniobra?

***

Suscríbete aquí para recibir nuestra newsletter semanal con contenidos exclusivos.

Pincha aquí para leer todos los Food for Thought de Foro de Foros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top