«Los problemas del futuro», por Kike Velasco Crespo

Los problemas del futuro, por Kike Velasco Crespo

LOS PROBLEMAS DEL FUTURO

Kike Velasco Crespo comparte hoy con nosotros en Ágora su reflexión sobre “Los problemas del futuro”. Ágora es un espacio digital para el encuentro de ideas, el diálogo y la reflexión. En Ágora te invitamos a que compartas una reflexión sobre tu entorno. Una reflexión que inspire a los demás y nos haga reconectar los unos con los otros. Hoy, sobre todo, te invitamos a que respondas con tu visión y reflexión sobre este artículo.

Durante los últimos años, y tras el nacimiento de mis hijos, hace ya tres años y medio, todavía con más fuerza, me ha interesado reflexionar acerca de los principales retos para encontrar la felicidad para nuestra generación y las venideras. Tras muchas horas de reflexión, debates con familia, amigos, conocidos…etc, he llegado a la conclusión de la existencia de tres desafíos que no podemos obviar.

En primer lugar, el ser humano está influenciado por la ley de la utilidad marginal decreciente. A modo de ejemplo, después de hacer una actividad física de alta intensidad, tu cuerpo te pedirá ingerir agua. El primer vaso te genera una gran satisfacción, sin embargo, a medida que sigues bebiendo agua, la satisfacción es menor y llegará un momento en el que te podría incluso generar insatisfacción. Me gustaría relacionar este concepto de utilidad marginal con la obsesión del ser humano por la comparación con el de al lado y el sentimiento de envidia que se genera. Aquí encontramos el primer reto del ser humano, por el que tendrá que luchar contra esta sociedad en constante comparación para ser mejor que su vecino, amigo, compañero, cuñado…etc. Algo absurdo desde mi punto de vista, el vivir en constante reto con el de enfrente. Si no me equivoco, John Lenon decía que: “la vida es lo que pasa mientras estás haciendo otros planes”. Si malgastas tu tiempo, pasará aún más rápido y difícilmente podrás ser feliz, siendo la felicidad el estado de ánimo más subjetivo posible.

¿Tenéis la sensación de que todo el mundo vive en comparación con su vecino, su cuñado, su amigo, su compañero de trabajo, su jefe…etc?.

En segundo lugar, creo que nuestra generación no es consciente de la situación del envejecimiento de la población y el alargamiento de la esperanza de vida hacia la que nos dirigimos. Existen estudios, que afirman que, en 2040, España tendrá la población más longeva del mundo (qué gran regalo, 20-30 años más de vida de lo que vivieron mis abuelos), incluso por encima de Japón. Esto significa que mis hijos, nacidos en el año 2017 y en el año 2019, tienen una probabilidad del 50% de vivir más de 100 años. No sólo afectará a la sostenibilidad de las pensiones (una realidad que parece que los únicos que no quieren ver son los políticos), sino también, y, sobre todo, al cambio de hábitos vitales. Si pensamos, por ejemplo, en llegar a los 80 en plenas facultades físicas y mentales, cambios en el ámbito laboral (empezar a trabajar en una empresa a los 22 años y estar en la misma empresa hasta los 77 años…, digo bien 77, el Gobierno ha fijado el año de jubilación en los 67, y yo recomiendo dar la vuelta al 6 y quitarle el palito al 9, para que salga la cifra de 77), en los matrimonios, en la educación, en la tecnología…etc, en fin, en todos los aspectos vitales que pensemos.

Si vamos a trabajar durante 40-50 años, ¿pensáis que las personas tratan de ser felices y hacer lo que les gusta en sus trabajos o dar prioridad al aspecto económico?

Antes de enumerar el tercer reto, el ahorro, lo siento no he podido resistirme, y ligado con el envejecimiento poblacional, me gustaría que me ayudarais con un pequeño cálculo. Supongamos que la media de la esperanza de vida se establece en 90 años, hasta no hace mucho tiempo, lo podíamos dividir en tres etapas (en el futuro tendrá que haber muchas más etapas), 30 años de estudio, 30 años de trabajo y 30 años de jubilación. Si nos quedamos con los 30 años de trabajo, cada año de trabajo trabajas 222 días (52 fines de semana, 25 días de vacaciones y 14 festivos suman 143 días libres), trabajando 8 horas al día sumas un total de 1776 horas laborables por año, que durante 30 años se convierten en 52380 horas de trabajo en tu vida, que se traduce en 2220 días de trabajo y finalmente en 6 años de trabajo. Es decir, que de una vida de 90 años, empleas en tu vida laboral 6 años para vivir otros 84 años del aire…Me temo que las cuentas de la seguridad social son complicadas y el futuro de nuestras generaciones pasa por el ahorro privado. El ahorro debe construirse con unos cimientos sólidos, pasos firmes y con el tiempo para cada etapa vital, ya que no puedes plantearte tu vida con 30 años, recién casado y con el primer hijo en tus brazos (lo más impresionante del mundo) como si tuvieras 75 años (volvemos a las comparaciones) y la mayoría de tus hitos cubiertos.

Estoy seguro de que existen otros muchos retos de los que no soy consciente, y estaré encantado de comentarlos para poder prepararme y afrontarlos de la mejor forma posible. Muchas gracias por su atenta lectura.

¿Habéis pensado alguna vez en estos temas (envidia, envejecimiento poblacional, ahorro?, ¿Por qué no se enseña a pensar sobre estos temas u otros en el colegio/universidad?, ¿Qué otros retos debemos tener en cuenta las futuras generaciones?

Kike Velasco Crespo

 

¿Cuál es tu visión o reflexión sobre este tema? ¿Qué responderías? ¿o quizás quieres publicar tu artículo sobre otro tema? Escribe a Alberto Vilches a la dirección de avilchessuch@gmail.com para participar en las Reflexiones Compartidas de Foro de Foros. Las respuestas recibidas a cada reflexión se agruparán en un artículo que se publicará en Ágora posteriormente dando continuidad a los temas.

Alberto Vilches es miembro del Comité de Jóvenes de Foro de Foros y coordinador de Ágora como espacio digital para la reflexión colectiva.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top