Cuando nadie cree en nada

Cuando nadie cree en nada

Cuando nadie cree en nada

Cerca del 50% de la población mundial está llamada a las urnas este año, mientras los tentáculos de la posverdad campan a sus anchas intoxicando.

Del mismo modo que 2023 fue el año del estallido de la inteligencia artificial, este 2024 puede ser el año de la consolidación de la posverdad en la política mundial. Se trata este de un año plagado de elecciones nacionales, un auténtico récord. Se celebran comicios en 74 países, los 27 de la Unión Europea y otros 47 de todo el mundo, entre los que destacan Estados Unidos, Rusia, Brasil y México. Según los últimos datos disponibles del Banco Mundial, de 2022, la población de todos los países en procesos electorales suma 3.994 millones de habitantes, cerca del 50% de la población mundial. Es, sin duda, campo abonado para la manipulación, las teorías conspirativas y la ruptura de la confianza de la población en sus instituciones.

«Creo que el mundo de la posverdad puede estar mucho más cerca de lo que nos gustaría creer», dijo A.J. Nash, vicepresidente de inteligencia de ZeroFox, una empresa de ciberseguridad que rastrea la desinformación, a la agencia Associated Press. Y lanzó la pregunta del millón, que está más cerca y es más amenazante de lo que creemos: «¿Qué pasará cuando ya nadie se crea nada?».

Extremistas y autoritarios emplean la desinformación como una potente arma destinada a reclutar nuevos adeptos y ampliar su alcance, utilizando vídeos y fotos falsas para engañar a sus seguidores. E incluso cuando no logran convencer a la gente, las teorías conspirativas abrazadas por estos grupos contribuyen a aumentar la desconfianza general en las autoridades y las instituciones democráticas, haciendo que la gente rechace las fuentes fiables de información y fomentando al mismo tiempo la división y la sospecha. Es una gota malaya sobre la cual no existe todavía una legislación efectiva que la ataje.

Lo hemos comprobado en España este año pasado. En los días previos a las elecciones generales del 23 de julio, surgieron sospechas de fraude electoral en el voto por correo, generando una inédita oleada de dudas entre cientos de miles de votantes, sobre todo cuando algunos líderes políticos dieron pábulo a la conspiración, que había surgido subrepticiamente en las redes sociales, entre otros mediante vídeos de presuntos funcionarios de correos rellenando urnas, vídeos que Facebook etiquetó de falsos. La sospecha fue sorprendentemente parecida a los infundios proclamados por el entonces presidente de Estados Unidos Donald Trump en 2020 antes de su derrota electoral, un recordatorio de que el veneno de la posverdad también está calando en Europa.

La organización por la ética en internet Reset identificó 88 cuentas de redes sociales que difundieron contenido extremista en España el año pasado y que acumulaban más de 14 millones de seguidores. Destacaban particularmente las teorías conspirativas del gran reemplazo, por el que presuntamente los gobiernos quieren sustituir a la población local por población inmigrante. Las publicaciones marcadas por Reset por contener odio o teorías de conspiración electoral fueron reproducidas casi 100 millones de veces desde enero hasta el 23 de julio. «Las narrativas de fraude electoral que socavan la confianza en los procesos democráticos (y que también dominaron las elecciones en España) se difunden a través de las plataformas», concluyeron los investigadores de Reset.

Uno de los principales peligros es la ligereza con que los líderes políticos se lanzan esa munición envenenada, en ocasiones por pura ignorancia de la falsedad del argumento, en otras muchas perfectamente conscientes de la toxicidad de esos hechos manipulados. Un estudio liderado por Marc Esteve del Valle, profesor en la Universidad de Groningen (Países Bajos), concluyó en el año 2022 que los portavoces parlamentarios españoles, es decir nuestras élites políticas, generan “desconfianza en las instituciones y entre los propios representantes parlamentarios”. Lo hizo en base al análisis de 2.307 mensajes publicados en Twitter por portavoces parlamentarios y representantes de la lista principal de cada grupo en el Congreso de los Diputados de ese año. “Si bien el volumen de mensajes de desinformación es relativamente bajo (14% de los tweets), tanto las temáticas (COVID-19, violencia de género, migrantes o colectivo LGTBI), como el tono y las líneas discursivas de los tweets conforman pautas que contribuyen al desorden informativo”, afirmaron los autores en la revista Comunicar.

Internet ha facilitado mucho la búsqueda y difusión de estas falsedades. Los psicólogos dicen que las teorías de la conspiración proliferan porque los seres humanos tenemos la necesidad natural de explicar el mundo que nos rodea. Cuando algo desafía nuestra comprensión, a veces rellenamos los huecos a base de conjeturas, o buscamos las voces de quienes afirman saber lo que ocurre, y eso puede proporcionarnos cierto consuelo en momentos de incertidumbre. Estas teorías pueden hacer que los creyentes sientan que tienen información privilegiada sobre lo que realmente está pasando, aunque no esté respaldada por hechos.

Así, escuchar repetidamente que los adversarios políticos o los dirigentes del gobierno son responsables de actos malvados da a los creyentes un chivo expiatorio para sus problemas y una «misión moral» para hacer algo al respecto. Ocurrió con el asalto al Capitolio de los partidarios de Donald Trump, con la irrupción de Jair Bolsonaro en las máximas instituciones de Brasil, y también a menor escala, pero cada vez con más frecuencia, en nuestro país. Que la algarada callejera se convierta en un asalto institucional en toda regla puede depender de un mero chispazo. Este año de elecciones masivas supondrá una prueba muy dura para los pilares de la democracia y la verdad en el mundo. Nada garantiza que no se derrumben.

Educational Pitch de Foro de Foros

Nuestro principal objetivo es dotar de conocimiento a la sociedad civil siendo puente para el diálogo

Descargar

¿Quieres aportar a nuestra continua #Conversación?

¡Comparte tu reflexión en Ágora! Pincha aquí y expresa tu interés en contestar a este tema.  

Ágora es el espacio de Foro de Foros para compartir, dialogar, aprender y dar continuidad a las conversaciones de FdF. Su objetivo es servir de altavoz a las ideas de los miembros de FdF, donde personas como tú pueden expresar sus inquietudes, ideas y reflexiones.  

Deja tu respuesta. Esperamos tu aportación

Compartir :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

Para más información sobre lo que hacemos, ponte en contacto con nosotros.

¡Gracias!

Sin la colaboración de todos ellos, Foro de Foros no sería posible.

Próxima actividad:

Beers & Movies

25 de junio

Cines Verdi

Días
Horas
Minutos