Tech Leaders: 2018, un año clave para la revolución digital

Nadie duda ya de que la mayoría de industrias están en un proceso de transformación radical para ajustarse a las demandas actuales de la sociedad, que reclaman nuevos modelos bien alejados de los negocios tradicionales.

La severidad de la crisis financiera de los últimos años ha planteado abiertamente la necesidad de una reforma de muchos modelos de negocio y, en este contexto, han entrado en el mercado nuevos players que han venido para generar valor a sus respectivos mercados y clientes. Digital Origin y Cabify, dos empresas digitales líderes en los sectores financiero y movilidad respectivamente, son ejemplo del nuevo futuro que están empezando a construir.

Estas y otras empresas ‘Fintech’ y de movilidad, pero también ‘smart building’, de ciberseguridad, de mensajería… son casi unas recién llegadas y pertenecen a un amplio abanico de sectores, pero todas ellas se caracterizan por el uso de las nuevas tecnologías y están transformando el modelo de negocio tradicional y, por tanto, los mercados y la relación con el cliente o el usuario. A través de la Conversación Intergeneracional y las experiencias de Marta Plana, Cofundadora y General Counsel – DIGITAL ORIGIN, y Mariano Silveyra, Regional Manager Europe – CABIFY, pudimos profundizar en el conocimiento y el entorno de todo este cambio.

¿Cómo contribuyen estas empresas a la revolución digital de los mercados?

La transformación digital permite que una empresa local tenga un impacto global. La tecnología hace que nuestras vidas sean más fáciles; por supuesto hay que saber utilizar esa tecnología, pero desde luego puede generar más eficiencia, transparencia y agilidad en los procesos.

Todos los sectores están sufriendo una disrupción que viene del lado del software. Compañías como Google o Amazon nacen con la concepción de cómo poner la tecnología al servicio del usuario. Las empresas que no son totalmente digitales deben afrontar cambios profundos a nivel interno, lo que no significa cambios en el equipo.

Lo importante en este entorno de cambio, es poner en el centro las necesidades del usuario y preguntarse qué es lo que hace que elija mi marca y cómo de eficiente y eficaz es la empresa para darle a ese usuario aquello que está esperando de ella. Y la tecnología hoy en día permite dar respuesta fácilmente a problemas básicos, como por ejemplo un simple cambio de datos personales.

¿Cuál es el papel de los Tech Leaders en esta transformación digital?

Los referentes que tenemos hasta ahora, son personas que han tenido un impacto global extraordinario: Mark Zuckerberg, Bill Gates, Jeff Bezos… Pero quizás también tengamos que fijarnos en aquellos que no lo han tenido pero que lo han intentado , pues del fracaso también se aprende.

Pero el contexto actual es otro diferente al que había cuando ellos emprendieron sus exitosos proyectos. Hoy tenemos países como EEUU, China, India o Corea, que aglutinan una población de 1.500 millones de jóvenes entre 12 y 18 años con acceso ilimitado a una tecnología que antes no existía y que tienen las ganas de querer cambiar el mundo. El punto en común entre aquellos primeros innovadores y los futuros es que todos quieren poner solución a un problema vivido utilizando para ello las nuevas tecnologías. Por ejemplo, Cabify, surgió de una experiencia personal de su fundador, Juan de Antonio, al no encontrar un taxi libre en un aeropuerto. De un problema tan básico como la movilidad urbana, de cómo hacer mucho más eficiente el uso de un recurso que además tiene muchas connotaciones negativas, porque contamina, ocupa espacio, genera tráfico, cuesta muy caro…, surge un negocio que está generando la transformación de usos, costumbres y, en un futuro cercano, la transfomración del espacio urbano.

Sobre la regulación

En las compañías emergentes o startups, tan importante es el talento y la inversión, como  la regulación.

La desregulación es una desventaja pero también una oportunidad, pues se pueden crear normas conformes a la situación real e incluyendo en la negociación a todos los actores implicados, especialmente al usuario.

En cuanto a la movilidad en España, Mariano Silveyra apunta que está extremadamente regulada pero no se adapta a la velocidad de cambio del sector. Es necesaria la voluntad política y la implicación de la administración para que todas las opciones compitan en igualdad de condiciones y sea el usuario el que elija la que desea utilizar.

Respecto a las Fintech, según indica Marta Plana, en España su actividad depende de una licencia que le permita competir con otros players. En Europa, Bruselas está ayudando a la banca abriendo arquitecturas financieras que hasta ahora eran muy opacas.

La administración debe entender que esos nuevos modelos de negocio no son una amenaza, sino una oportunidad que va a permitir la transformación tecnológica y la aparición de nuevos modelos de negocio. Si queremos estar a la vanguardia de todos estos cambios, la administración debe hacer un esfuerzo por regular de acuerdo a esa nueva realidad..

La ”cara B” del emprendimiento

Muchas, quizás la mayoría de las startups fracasan. Ser emprendedor da vértigo, y conocer las experiencias de otros emprendedores puede ayudar a afrontar los retos que genera afrontar un proyecto innovador en un entorno de transformación tecnológica como el actual. Pero, ¿cómo evitar el fracaso?. No tomar decisiones que te hagan ser diferente a lo que tú eres y reforzar  los valores de la compañía en su proceso de crecimiento, es una de las claves que pueden ayudar el éxito.

España tiene una oportunidad extraordinaria de liderar el cambio y la transformación digital, asumiendo los retos que supone, sin tener miedo al fracaso.

 

Galería de fotos

Galería de fotos completa

Back To Top