Cuando la parcialidad resulta más creíble

Foto: Internet Archive Book Images on Trend Hype / No known copyright restrictions

 

Nathan Robinson, editor de la revista Current Affairs, se preguntaba recientemente si tiene sentido que los medios se llamen a sí mismos imparciales. ¿Es posible ser puros y libres de todo pasado, compromiso o accionariado?

Para reforzar y reconstruir la confianza del público, insistía Robinson en una columna en The Guardian, lo primero es asumir que todos tenemos ciertos sesgos. Unas cadenas, igual que unos periodistas, estarán más situadas a la izquierda del espectro político y otras a la derecha. ¿Por qué no salir del armario de la pretendida neutralidad y revelar los sesgos, como cuando Bloomberg especifica los valores en los que invierte?

Leer más

Back To Top