La unión bancaria. La nueva regulación de la banca europea.

El pasado martes 21 de mayo tuvo lugar en Foro de Foros la IV Conversación Intergeneracional de nuestro Ciclo de Banca, donde los principales temas tratados fueron la Unión Bancaria y la nueva regulación de la banca en Europa. El moderador de este debate fue el periodista y miembro del Comité de Vigilancia de Foro de Foros, Fernando González Urbaneja, mientras que los dos Conversadores eran Eduardo Ávila, director de relación global con supervisores del BBVA y Aristóbulo de Juan, ex director general de supervisión del Banco de España.

Se comenzó el debate hablando de la figura del supervisor de banca y cuál es su papel en la época actual dentro del organigrama de la banca española, quedando diferenciado del papel de gestor, que es realmente el que aglutina las responsabilidades. “Podemos agrupar el proceso de supervisión en cuatro bloques: foco de capital, de liquidez, de negocio y de gobierno”, afirmó Eduardo Ávila, quien cree también que la creación de la figura del supervisor único europeo es un gran paso para unificar el trabajo de todos los supervisores de la Unión Bancaria Europea.

Por otra parte, Aristóbulo de Juan fue más crítico con la supervisión bancaria europea. “Las crisis deberían desencadenar una mejora en la supervisión, pero aquí tuvimos hace 10 años una de las mayores crisis y no he visto que la supervisión haya mejorado mucho”, afirmó. Para Aristóbulo de Juan, esta supervisión bancaria se debilitó fuertemente, sobre todo desde finales del siglo XX, por una línea de pensamiento que consideraba esencialmente perversa la regulación financiera.

Ambos Conversadores coincidieron en que el proceso de la Unión Bancaria Europea debe ser un proceso lento, al igual que lo fue el de creación de la Unión Europea, si se quiere que tenga éxito y quede consolidado. Para Eduardo Ávila: “La Unión Bancaria Europea es todavía un proceso incipiente, está todavía en pañales. Si bien es cierto que poco a poco va evolucionando y se van corrigiendo cuestiones, estamos presenciando notables avances”.

“En cuanto al tema de las fusiones, a veces no queda claro por qué se producen, no siempre se cumple la máxima de uno más uno igual a dos, aunque a la larga suelen ganar ambas empresas, pues de lo contrario no se producirían”, afirmó Fernando González Urbaneja. Entre los asistentes a la Conversación, se creó un sano debate, donde se acabó concluyendo que, como en tantos otros aspectos de la sociedad, muchos de los retos pasaban por dar una educación financiera a las personas desde jóvenes, pues es un aspecto muy presente en nuestro día a día que nos daría mucha independencia en la mayoría de procesos que afrontamos.

Galería de fotos

Ver galería completa

Crisis financiera de 2007. La ingeniería financiera y el shadow banking como elementos catalizadores

El pasado lunes 29 de abril se celebró la III Conversación del Ciclo de Banca: “Crisis financiera de 2007. La ingeniería financiera y el shadow banking como elementos catalizadores” que estuvo moderada por Josep Badía y contó con la presencia de Aurora Fernández (Ex directora de riesgos del Banco Popular), Jesús Fuentes (Ex director de riesgos del Banco Santander en España) y Mireia Badía (CEO de Grow.ly). La Conversación estuvo marcada por la gran implicación de los asistentes a la misma, quienes se involucraron desde el primer minuto con preguntas que proporcionaron diferentes puntos de vista acerca de los posibles detonantes de la crisis económica de 2007.

La conversación estuvo dividida en cinco grandes bloques que permitieron abordar el fenómeno de la manera más transversal posible:

  • Causas de la crisis de 2007.
  • ¿Qué ocurrió durante esta crisis?
  • ¿Qué medidas correctoras se tomaron para salir de ella?
  • ¿Cuáles fueron las nuevas medidas de financiación que surgieron?
  • ¿Qué aprendieron tanto los bancos como la sociedad de todo lo que ocurrió?

En el primer bloque, que versó acerca de los detonantes de esta crisis, todos los conversadores coincidieron en que los bancos no fueron los únicos responsables. En palabras de Jesús Fuentes: “Se dio una especie de tormenta perfecta para que se produjera esta crisis, y creo que hubo cinco presuntos culpables: la sociedad, los políticos, el sistema financiero, el sistema inmobiliario y el consumidor”. Mientras que para Aurora Fernández, la verdadera crisis fue “de desconfianza y desprestigio social en todo lo que tenía que ver con los bancos y la clase política”.

En cuanto a las medidas correctoras que se tomaron, se concluyó que habían sido buenas en líneas generales, a pesar de los problemas estructurales que España ya tenía y que acrecentaron esta crisis. “España creó en el sector inmobiliario, en los 10 años anteriores a la crisis, más empleo que Francia y Alemania juntas, lo cual nos puede dar una idea de la magnitud de la burbuja inmobiliaria en nuestro país”, sentenció Aurora Fernández.

Nuevos modelos de financiación

La llegada de la crisis provocó el surgimiento de nuevos modelos de financiación, como el shadow banking. “Este modelo de financiación consiste en el sistema de intermediación crediticia conformado por entidades y actividades que están fuera del sistema bancario regular”, afirma Mireia Badía. “Este modelo de financiación ha sido una salida para la banca, ya que le ha servido para evitar la regulación que se le imponía, y al no exigir créditos muy grandes, ha hecho que todo el mundo se pueda involucrar en este mercado”, concluye Mireia.

En definitiva, parece claro que los ciclos económicos son algo difícil de evitar, por lo que puede que tengamos otro periodo de recesión mucho antes de lo que creemos. Por tanto, nuestra labor ante esto es intentar controlar las variables que estén en nuestra mano para no vernos inmersos en una crisis del tamaño de la de 2007, siempre siendo conscientes de que todos tenemos nuestro papel que jugar dentro de este tablero económico.

Galería de fotos

Ver galería completa

Hacia una nueva crisis bancaria en Europa

El director de Estudios Financieros de Funcas, Santiago Carbó, asegura recientemente en el videoblog de esta institución que la banca europea se enfrenta a un triple reto (regulatorio, tecnológico, y sobre rentabilidad) al que habrá de hacer frente en los próximos meses. En concreto, tanto la banca italiana como la alemana, por distintas razones, se encuentran en el punto de mira. Y respecto a la banca española, a su juicio, pese a las tareas cumplidas tras la crisis de 2008, no queda ésta exenta de ciertos riesgos de carácter estructural.

Leer más

Back To Top