¿Puede “llover” riqueza?

Circulan en Internet varios fotomontajes en los que Ronald Reagan se parte de risa junto a empresarios americanos, mientras brindan todos con champán. La leyenda de la foto: “We told them the wealth would trickle down” (Les dijimos que la riqueza se filtraría hacia abajo).

Reagan fue de los que abrazaron la ‘trickle down economics’, o economía del chorreo de la riqueza: políticas favorables a las clases más acomodadas en el entendido de que, como estas tienen una propensión a consumir, ahorrar e invertir más, en última instancia se generará más riqueza y más empleo y mejorarán las condiciones de vida de toda la población. Lo que es bueno para los ricos acaba siendo bueno para todos.

Este planteamiento, que prendió también en el Reino Unido de Margaret Thatcher en los 80, lleva semanas centrando los debates económicos en Francia. Los detractores de Emmanuel Macron insisten en que, pese a que no lo menciona de manera explícita, el primer presupuesto del presidente está marcado por un revival de la teoría del ‘ruissellement’ (chorreo en francés) y la “compasión fiscal hacia las grandes fortunas”, en palabras del diputado de Nouvelle Gauche Olivier Faure.

El nuevo inquilino del Elíseo, un europeísta convencido, pretende abrir varios melones. El más gordo es el de la dinamización de una economía que lleva años prácticamente sin crecer, y en la que los trabajadores gozan de más privilegios que muchos de sus vecinos europeos y los sindicatos de un peso sin parangón. Todo, mientras una izquierda fragmentada y cuestionada, desde dentro y desde fuera, intenta desesperadamente refundarse y definir su rumbo.

Al menos sobre el papel, Macron contempla una bajada de impuestos de hasta 10.000 millones de euros y una reducción del gasto público de hasta 16.000 millones. Admite que fiscalmente está apostando por los “audaces” que crean empleo sin necesidad de que aumente el gasto del Estado. “Eso termina por beneficiar a todo el mundo. Un ingeniero experto en inteligencia artificial de Google está muy bien pagado, evidentemente, pero va a alojarse en hoteles, va a consumir en restaurantes, va a contratar a empleados domésticos”, apunta el economista Nicolas Bouzou. “Más vale que funcionen porque desde luego esas políticas del ‘chorreo’ muy buena prensa en Francia no tienen, impera una lógica igualitaria. A corto plazo va a ser costoso para las arcas públicas”, apunta.

El debate entre economistas está servido. “Una tras otra las asunciones de esta teoría son falsas”, reitera Gaël Giraud, jefe de economistas de la Agence Française de Développement. “El ahorro extra que supone el enriquecimiento de los más ricos no alimenta, o al menos no lo hace en mayor medida, la inversión. Si esta relación fuera automática, la economía mundial no estaría atrapada hoy en una falta de inversión crónica”.

El FMI en 2015 constató públicamente que cuando aumentan los ingresos del 20 por ciento más rico de la población, el PIB decrece a medio plazo. Los beneficios no gotean hacia abajo. Los ricos se compran un coche, no 300. Los países que quieran dinamizar el crecimiento, recomendaba el fondo, han de centrar sus esfuerzos en las capas más bajas, no solo en favorecer a los “creadores de empleos” con exenciones fiscales. “La desconexión total entre la evolución de los ingresos más altos y los del resto de la población ya se ha documentado.Thomas Piketty y sus colegas han constatado que entre 1983 y 2014 el 1% de los más ricos captaron el 20% del crecimiento, lo mismo que el 50% de los menos favorecidos. Es basta para demostrar que esa teoría del chorreo es inútil”, subraya Thibault Gajdos.

Otros, como Bouzou, autor de “Le travail est l’avenir de l’homme” (ed. De L’Observatoire), insisten en que si esta teoría se sigue aplicando es porque funciona, y cita como ejemplo a Suecia en la década de los 70, cuando una reducción de la carga fiscal en los tramos superiores de ingresos condujo al país “a una época de gran prosperidad”.

¿Le servirán dichas políticas a Macron para atraer inversión y sacar del letargo a la economía francesa?

Back To Top