Porno-política o el fin de una era en Francia

Porno-política

porno-política A menos de un mes de las elecciones municipales, un vídeo íntimo ha hecho renunciar al candidato de Macron a la Alcaldía de París. El escándalo pone de manifiesto el menguante poder de los medios y la influencia creciente de las redes sociales en la política. 

Las redes sociales han conseguido marcar el debate político hasta el punto de condicionar unas elecciones. Benjamin Griveaux, del círculo más próximo al presidente Macron, abandonó la semana pasada la carrera a la alcaldía de París por un vídeo sexual filtrado en Internet. A sus 42 años prefirió renunciar al escaparate joya de la política francesa antes que ser chantajeado con más entregas de su intimidad. El responsable confeso de la filtración, el artista ruso Piotr Pavlenski, amenazó con seguir divulgando detalles si el candidato no dimitía.

Pavlenski ha protagonizado una detención por vandalismo y varias performances de automutilación en público, en París y Moscú. Ya está siendo investigado por la Fiscalía de París junto a su compañera Alexandra de Taddeo, destinataria del vídeo y cómplice del ruso. Ha declarado abiertamente que su acción era política, “porno-política”, y que pretendía mostrar la contradicción entre la imagen pública de Grivaux, de padre de familia tradicional, y sus escarceos sexuales extramatrimoniales. El atropello tiene todos los ingredientes del kompromat, la vieja técnica soviética para conseguir información comprometedora y extorsionar a políticos.

Porno-política
porno-política Escritura en una pared en Francia donde se puede leer «me robaron mi intimidad»

La dimisión de Grivaux siembra muchas dudas sobre qué estrategia adoptará el partido de Emmanuel Macron. La République En Marche vive momentos de tensión interna y cuestionamiento por la reforma de las pensiones. No han sido meses fáciles. Con todo, el presidente ha conseguido mantener su popularidad en el 33%, según un sondeo de BVA de febrero. Pero más allá del daño político, en las mesas de debate, en las terrazas de los cafés, en las tertulias radiofónicas francesas flotaba estos días un sentimiento de pérdida. Con este escándalo se ha roto un pacto no escrito en la sociedad francesa que lleva a no airear la vida íntima de los personajes públicos siempre que no cometan ningún delito. Durante décadas se han guardado los secretos a voces de líderes como Jacques Chirac o Francois Mitterrand. La ley francesa es contundente: desde 2016, la difusión de venganzas pornográficas es susceptible de penas de dos años de prisión y 60.000 euros de multa.

Algunas voces hablan de un antes y un después, del comienzo de americanización de la vida política francesa. James McAuley, corresponsal en París del Washington Post, reconoce que este escándalo recuerda mucho a los que se viven al otro lado del Atlántico, donde hay una verdadera obsesión por la vida sexual y moral de los políticos y una sacralización del matrimonio como institución. Todo sea dicho, los franceses llevan especulando sobre el peligro de americanización de su sociedad desde el Plan Marshall.

“Más bien deberíamos hablar de una postpolítica o una ‘internetización’ del espacio público, dominado por las emociones y la propaganda”, apuntaba en la radio France Culture Gloria Origgi, filósofa e investigadora del Centro de Investigaciones Sociológicas francés. En efecto, Piotr Pavlenski le ofreció a varios medios franceses el vídeo de Grivaux, oferta que todos declinaron en virtud de esa ley no escrita de preservar la vida íntima de los personajes públicos. Fue entonces cuando lo colgó en la Red.

Estamos ante nuevas dinámicas que jamás habrían afectado a otras generaciones: las campañas de desprestigio se agudizan por la rapidez de las redes. Los consensos sociales son más importantes que nunca si no queremos dejar la política a merced de lo viral.

Suscríbete aquí para recibir nuestra newsletter semanal con contenidos exclusivos.

Pincha aquí para leer todos los Food for Thought de Foro de Foros.

***

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top