“Por desgracia ahora en España prácticamente nadie está haciendo política”

En Ganar el Futuro (Taurus, 2018), Joaquín Almunia reflexiona sobre la socialdemocracia como receta para construir más Europa y viceversa. Ex comisario europeo, ex ministro y militante socialista desde hace cuatro décadas, llama a hacer política y a abordar cuestiones urgentes como el envejecimiento o la desigualdad.

 

Malos datos de intención de voto en España, pésimos en Italia, en Francia… ¿Qué le dices a quienes dan la socialdemocracia como amortizada? ¿Y a esas nuevas generaciones que, al contrario que la tuya, no sienten gratitud hacia la Unión Europea sino decepción y desafección?

Yo creo que han nacido con muchas cosas que a nosotros nos parecían objetivos enormemente ambiciosos. Para ellos forman parte de la realidad cotidiana. Quizás el riesgo que puede correr una generación joven cuando se encuentra con muchas incertidumbres de futuro pero a su vez con muchos elementos adquiridos y que forman parte de una sociedad mucho mejor que la de sus padres es pensar que hay que cambiarlo todo desde el origen. Y el riesgo de pensar que es muy fácil cambiar las cosas, que basta con imaginar qué cambios te gustarían para que esos cambios de la noche a la mañana se transformen en algo concreto. La política a veces exige reformas, plantearse acuerdos más amplios de los que caben en el propio recinto ideológico de cada uno… y eso es bueno que se ejerza y se aprenda.

Esfuerzo político ahora se ve más bien poco…

Por desgracia ahora en España estamos viviendo un periodo en el que prácticamente nadie está haciendo política. Se habla de política de forma muy negativa, muy peyorativa, pero hacer política en el sentido de ver qué queremos cambiar, cómo, a través de qué instrumentos y con qué complicidades, no.

 

“La política a veces exige reformas, plantearse acuerdos más amplios de los que caben en el propio recinto ideológico de cada uno”

 

¿Estás pensando en Cataluña?

Estoy pensando en Cataluña, en el mercado laboral español, en las pensiones, en las instituciones más básicas de nuestro modelo constitucional, que se han deteriorado… Estoy pensando en muchas cosas. 

Hablas de la socialdemocracia como el equilibrio entre lo que se desea y lo que se puede conseguir. Pongamos el caso de un tema sensible como las pensiones, que no puede estar más politizado. Uno no sabe ya si sus posibilidades de percibir una pensión dentro de 20 años realmente se han reducido y hay que repensar el sistema, o si ese es un discurso interesado.

Ese es un eslogan de tercera categoría. Nos han dicho los supuestamente responsables de nuestro sistema de pensiones que no se puede hacer nada y al cabo de 15 días no solo han aumentado el 2% que decía Albert Rivera, sino el 3%. Bueno, dicen que las van a aumentar. Tampoco saben si van a tener presupuestos que les permitan llevar a cabo ese aumento. Eso no es hacer política. Es un espacio público muy deteriorado y que toma a la mayoría de los ciudadanos por tontos.

Mientras se fomentan los planes privados

Todo el mundo si está en ese negocio tiene derecho a fomentar planes privados. Yo cuando cotizaba como activo en España tuve un plan de pensiones y fui metiendo el dinero que podía porque podía. La inmensa mayoría de la gente no puede. Con los niveles salariales que hay y el paro que tenemos no llega a fin de mes y por tanto no llega a fin de año como para ahorrar y meterlo en un plan de pensiones. Primero hay que pensar en quiénes tienen capacidad de ahorro para poder capitalizar y si lo tienen me parece mucho mejor invertir en pensiones que en ladrillo.

¿Qué modelo sería coherente para ti?

Un modelo de reparto como el que tenemos, en el que las generaciones que están cotizando en activo son las que ponen los recursos cada año para pagar las pensiones de quienes están ya jubilados, o tienen una pensión de invalidez o de viudedad… Me parece que es el más solidario, pero se debe reformar para que no tenga unos déficits crecientes como estos años. Hay que hacer cosas y hay que hacerlas ya. ¿Hay que pasar a un sistema de capitalización? En absoluto. Y además no podría hacerlo nadie. Los problemas de la transición de un sistema a otro son imposibles de gestionar en un sistema maduro como el nuestro.

¿Hay que discutir sobre la edad de jubilación?

Sí. Yo voy a cumplir 70 años y no me siento un jubilado como era mi abuelo a los 70. Y la sociedad actual no es así. Por eso para reformar un sistema de pensiones antes de oponerse a prolongar la edad activa hay que mirar en qué sociedad estamos viviendo. Y en qué sociedad están empezando a vivir nuestros hijos y nietos. Y el tipo de trabajos de la mayoría de la gente, en el sector servicios, no requiere el esfuerzo físico de los trabajadores más convencionales como el de la construcción o de un taller o no digamos en una mina. Y a su vez el contenido de los trabajos a medida que se van incorporando las nuevas tecnologías es mucho más enriquecedor. Es que no tiene nada que ver estar en una cadena de montaje que crear contenidos o videojuegos.

 

“¿Cuántos empleos son necesarios para llegar a cada una de las automatizaciones? Detrás de esos cambios tecnológicos y de su transmisión hacia la producción de bienes y servicios hay enormes minas de empleo”

 

Sobre el futuro del empleo, los empleos que desaparecerán y los que quedarán, también se dice mucho y desde intereses muy diversos. ¿Con qué previsión te quedas?

Dentro de 200 años no sé, pero desde luego dentro de 30 no veo ciudades donde no quede un solo conductor ni robots que corten el pelo. Al final depende de las proporciones: ¿cuántos empleos son necesarios para llegar a cada una de las automatizaciones? Detrás de esos cambios tecnológicos y de su transmisión hacia la producción de bienes y servicios hay enormes minas de empleo. ¿Por qué no pensamos por un lado en el riesgo de quienes están más a la intemperie y por otro en qué formación necesitamos dar para que ya miles y miles de jóvenes que están en trabajos precarios, o parados o en formaciones de baja calidad, se conviertan en capital humano disponible?

O la socialdemocracia europea no tiene un plan o no está sabiendo venderlo…

Es que en la socialdemocracia hay gente que piensa mucho, hay quienes piensan lo justo y hay quienes solo miran para atrás. La socialdemocracia no es un ejército napoleónico donde todos levantan la mano a la vez.

Cuando hablas con tus compañeros de los partidos socialistas europeos, ¿tenéis diagnósticos comunes?

Uno es la formación a lo largo del ciclo vital, de la vida. Quién no defiende eso. Hay quienes lo han sabido organizar de forma más o menos razonable en sus sistemas de reciclaje profesional o de mejora de la cualificación, y hay quienes hablan de eso y no hacen prácticamente nada. Hay mucha diferencia de eficacia en las políticas que se aplican.

 ¿A dónde habría que mirar?

Al norte. Si queremos encontrar países que funcionen bien, con estados de bienestar potentes, con pensiones y políticas educativas más eficaces, a su vez con sistemas económicos con altos niveles de productividad, con innovación, competitivos, tenemos que mirar cuanto más al norte, mejor. Lo cual no quiere decir que haya un país perfecto, todos tienen problemas y carencias. Pero Suecia, Noruega (aunque no esté en la UE), Dinamarca, Holanda y Alemania en algunos aspectos… tienen muchos mejores resultados en productividad, innovación y desarrollo y tienen estados del bienestar potentes. Y su presión fiscal es mucho más alta que la nuestra, no les impide ser más competitivos y más innovadores en muchos aspectos. También hay algunos países que se han incorporado más recientemente a la UE como Estonia, que se ha tomado la digitalización como una bandera y va a salir adelante gracias a eso. Es cierto que es un país pequeño pero se ha fijado una meta. 

 ¿Qué responsabilidad tiene la socialdemocracia europea, que ha gobernado durante buena parte de los últimos años, en el aumento de la desigualdad?

Si hay un lugar donde los índices de desigualdad son los más bajos del planeta, ese es la Unión Europea. Y dentro, los países donde han gobernado partidos socialdemócratas. No digo que no haya desigualdad, siempre va a existir, pero los índices de desigualdad y el grado de movilidad son la envidia del resto del mundo. En España nuestra primera década de gobierno en los 80 marca un descenso de la desigualdad.

 

“Si hay un agujero negro en España desde el punto de vista socioeconómico es la capacidad que tenemos de ser insensibles al aumento del paro cada vez que hay una crisis”

 

Se partía de más abajo…

Sí, cierto. Pero en el conjunto de la democracia española se ha reducido mucho. Es cierto que más en el tramo 78-2007. Porque la crisis ha vuelto a aumentar las desigualdades. Aquí aumenta más que en otros países por la destrucción de empleo. Eso está clarísimo. Si hay un agujero negro en España desde el punto de vista socioeconómico es la capacidad que tenemos de ser insensibles al aumento del paro y la destrucción tremenda de empleo cada vez que hay una crisis.

¿Qué foto ves hoy?

El PIB es más alto que antes de la crisis, pero el paro es el doble y hay un millón y medio de empleos menos, algo que se traduce inmediatamente en desigualdad. Aquí se ha hundido el suelo, y hay unos niveles de pobreza y riesgo de caer en la pobreza mucho mayor que en otros países de la UE, y que afecta además a los niños. El riesgo de exclusión social es más alto. Lo único que modera un poco la desigualdad que genera el mercado es que como la propiedad de la vivienda es mayor, si corregimos eso imputando una renta por alquileres como hace Hacienda en la declaración del IRPF a quienes tienen una vivienda en propiedad, se modera un poco.

¿Es eficaz nuestro estado del bienestar hoy?

Pues por desgracia no solo es pequeño sino más ineficaz que el de otros países europeos, tiene menor capacidad de corregir las desigualdades. Nuestro sistema de impuestos no es lo suficientemente progresivo, tenemos unos servicios públicos –los más grandes- de Sanidad y Educación, que no son suficientemente redistributivos.

¿Y dónde está el PSOE? ¿Por qué se les han quedado tantos votantes por el camino?

Porque el modo en que el gobierno socialista afrontó la crisis en 2007 fue un error. De la noche a la mañana pasamos de no hablar de la crisis o de negar incluso su existencia a protagonizar un ajuste de caballo, mayor del necesario porque empezó tarde, y así se actúa mal y con más costes. Eso ha supuesto unas consecuencias no solo socioeconómicas –aumento del paro, precarización…-sino también una quiebra de confianza política muy grande. Los electores no quieren vivir en el vacío. Zapatero en 2008 tuvo el 44% de los votos, que es muchísimo, pero si los electores encuentran que ese líder o ese partido por el que han apostado no les resuelven los problemas…

Y Podemos ha recogido el guante…

Yo creo que Podemos se ha quedado con el discurso de la indignación, de la protesta, pero no cubre en absoluto el espacio del proyecto que necesita una parte de nuestro país que es grande, que quiere un futuro basado en valores de progreso.

 

“En el tema de los refugiados, hay un problema en Europa de acción colectiva: los estados no quieren ceder soberanía para que alguien en común gestione este tema” 

 

Una ONG española dedicada al salvamento marítimo tiene el barco retenido en Sicilia desde mediados de marzo. Se les acusa de fomentar la inmigración clandestina. Dicen que no saben lo que han hecho mal. ¿Cómo está gestionando la UE el tema de los migrantes?

Creo que por un lado hay una ola nacionalista con más o menos ribetes xenófobos, dependiendo de quién la exprese, ahí tenemos a Trump, pero creo que esa oleada a España ha afectado muy poco. Hay un problema en Europa de acción colectiva: los estados no quieren ceder soberanía para que alguien en común gestione este tema. Bruselas en lo que no tiene responsabilidad no puede coordinar. No puede robar la responsabilidad de los gobiernos. Ese es un mito que los gobiernos utilizan cada vez que no les interesa asumir su propia responsabilidad.

 

 

Back To Top