Cano, Juan Luis

Cano, Juan Luis

Juan Luis Cano nace en Madrid el día seis de mayo de 1960 y pasa sus primeros 25 años en el barrio de Carabanchel donde se doctora en “callejeo y billares”. Después hace la carrera de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de Universidad Complutense. Ya desde primer curso comienza a trabajar y pasa por la redacción de “El Periódico”, “Diario AS”, “Radio Centro” “Suplemento Dominical de ABC”,” Interviú”… En el año 1981 forma parte del programa “El Flexo” que sería el germen del proyecto “Gomaespuma” que nace en el año 1982 y del que es parte integrante al 50%, por supuesto. La mayor parte de su carrera la pasa en la radio: Antena 3, Cadena SER, M-80, Onda Cero, RNE y de nuevo M-80. En estos momentos se encuentra preparando un programa magazine de fin de semana para Melodía FM de Atresmedia que se titulará “Las piernas no son del cuerpo” y una serie de 8 documentales sobre los fondos marinos en España. En TV ha presentado y dirigido  numerosos programas como “Los Muñecos de Gomaespuma” “VIP Noche”, “Pasando Olímpicamente” desde Pekín, durante los JJOO de 2008, “Pasándolo de cine” desde el Festival de San Sebastián, “Yo de mayor quiero ser español”, estos tres últimos para TVE. Ha colaborado en muchos otros programas como “59 segundos”, “Más vale  tarde”,  “Pecadores Impequeibols” junto a Forges”. A lo largo de su carrera  ha obtenido numerosos premios: 4 premios Ondas, 11 premios AMPE de Publicidad, 3 Soles de San Sebastián, 4 premios FIAP (Festival Iberoamericano de Publicidad), el Micrófono de Plata, el Micrófono de Oro, Premio Salvador de Madariaga otorgado por la Asociación de Periodistas Europeos, Premio “Juan Fernández Latorre” otorgado por el diario La Voz de Galicia, etc. Premio de la Cátedra de Flamenco de Jerez de la Frontera, Medalla de Honor de UNICEF, Premio ESIC de Comunicación, etc.

Como escritor ha publicado numerosos títulos junto a su compañero de Gomaespuma, Guillermo Fesser y en solitario ha publicado  cuatro novelas, “Hincaíto”, “La Funeraria”, “La noche del aguacero” y “El hombre que surgió del rímel”. Además escribió la biografía de Curro Vázquez bajo el título “Pasa un torero” y un pequeño ensayo sobre los años 60 y 70 en los barrios de Madrid, “Las piernas no son del cuerpo”. Ha colaborado como columnista en numerosas publicaciones como ABC, El Mundo, La Razón, EL País, Interviú, Infolibre…

Ha realizado diversos programas de televisión, entre los  que destacan “Los Muñecos de Gomaespuma”, “Las encuestas de Gomaespuma”, “Pasando Olímpicamente” “Pasándolo de cine” y “Yo de mayor quiero ser español”.

Ha realizado adaptaciones de guiones para cine y doblaje en películas infantiles como “La Espada mágica”, “Rebelión en la granja”, “Héroe a rayas” “Ali G”…

Ha escrito y dirigido numerosos espacios para cine, radio y televisión.  Colaborador  de  “59 Segundos” de TVE, “Más Vale Tarde” en La Sexta.  En fin, un montón de cosas.

Dirige y organiza uno de los Festivales de Flamenco más prestigiosos de España “Flamenco Pa´tos” y hace poquito ha escrito una obra de teatro para niños que se titula “El Bosque Flamenco” para la que está buscando financiación, así que si saben de alguien…

Preside la Fundación Gomaespuma que trabaja, básicamente, con programas de educación infantil para niños que viven en situaciones de precariedad social y familiar en Nicaragua y Xri Lanka.

Es del Atleti y le gusta muchísimo el dulce, bucear y cocinar. Una de las recetas que le han dado más fama es la “Interpretación del Huevo frito”:

Meter en un tupper el día anterior unos cuantos huevos de codorniz junto con una trufa. Como la cáscara del huevo es porosa, el aroma de la trufa penetrará en el huevo.

Separar las yemas de las claras, para ello dar un golpe de cuchillo en el huevo y abrir separando la cáscara aprovechando el tajo. Poner el interior del huevo en la palma de la mano y dejar caer la clara entre dos dedos, cuando la yema queda arriba, hacer efecto tijera con los dedos y caerá la clara, quedando la yema en la mano. Reservar las yemas.

Realizar una besamel no demasiado espesa de foie y cebolla e ir echando en el palto de cada comensal  de modo que queden en cada uno un par de redondelitos de besamel sobre los que echaremos una yema de huevo de codorniz. Con un soplete quemaremos las yemas. Rallar la trufa sobre los huevos y acompañar con patatas paja como guarnición. La mejor manera de comer esta interpretación del huevo frito es mezclando todo, besamel, yema, trufa y patatas. El triunfo está asegurado. El vino recomendado es uno bueno. En caso de no entender nada de vinos, elegir uno caro, no suele fallar.