Pensar el mal sin prejuicios

Ren茅 Robert, un prestigioso fot贸grafo franc茅s, falleci贸 a los 84 a帽os v铆ctima de hipotermia d铆as atr谩s. Robert cay贸 en una de las calles m谩s transitadas de Par铆s y qued贸 tendido en el suelo. Pas贸 nueve horas a la intemperie, en plena noche invernal. Ning煤n transe煤nte consider贸 adecuado llamar a una ambulancia. 

鈥淎sesinado por la indiferencia鈥, escribi贸 lleno de rabia e impotencia el periodista Michel Mompontet, amigo de Robert. Fue una mujer sin hogar la que en un acto de compasi贸n llam贸 a emergencias a las 6 de la ma帽ana. Ya era demasiado tarde.

驴C贸mo es posible tanta indiferencia, tanta inhumanidad?, se preguntaron miles de personas en todo el mundo al conocer el episodio. Esos transe煤ntes eran personas tan decentes como cualquiera de nosotros y sin embargo dejaron morir a un hombre. 驴Le habr铆amos socorrido nosotros en caso de circular en ese momento por la parisina rue de Turbigo? Seamos sinceros: probablemente no. La explicaci贸n m谩s plausible a este fracaso social es sencilla: esos transe煤ntes dieron por hecho que Robert era un vagabundo m谩s de los que habita Par铆s. Ya le socorrer谩 otro, pensaron. Ya le socorrer谩 otro, pensamos (casi) todos cuando asistimos desde la distancia a un problema ajeno. A fuerza de convertirlo en algo rutinario, nos hemos insensibilizado al dolor de quienes no conocemos.

En su m谩s reciente ensayo (鈥楧ecir el mal鈥, Galaxia Gutenberg), la fil贸sofa Ana Carrasco Conde disecciona el concepto de mal con las herramientas de un m茅dico forense. El mal es seguramente el fen贸meno m谩s controvertido de la filosof铆a, una cumbre muy escarpada que solo los fil贸sofos m谩s eruditos se han atrevido a escalar. Carrasco Conde nos lleva de la mano en ese tortuoso y fascinante camino filos贸fico y nos lanza sus propuestas. El mal supremo que a todos nos viene a la mente es el Holocausto. Es el genocidio de Ruanda. Es la bomba at贸mica sobre Hiroshima. Pero el mal tambi茅n recorre lo cotidiano y nos interpela directamente. Todos hacemos el mal en mayor o menor grado. Y solo reconociendo que el mal existe, abord谩ndolo sin prejuicios ni moralismos, podremos entenderlo y avanzar como seres humanos que conviven en sociedad.

鈥淓l mal puede decirse, concebirse, imaginarse, definirse, localizarse e identificarse. Otra cosa bien distinta es que queramos o no encararlo鈥, advierte la autora. 鈥淓s esa escena que nos negamos a ver a menos de dos metros de distancia en la calle perpendicular a la nuestra. Es tambi茅n la mano levantada o el gesto de desprecio. Es la justificaci贸n falaz, el enga帽o o la mentira que tienen un coste para alguien鈥.

La fil贸sofa alemana Hannah Arendt ya nos advirti贸 del peligro de no querer reflexionar ante lo que, sin embargo, 鈥渟e ve y se intuye, aunque no se quiera mirar ni saber鈥, dice Carrasco Conde. En 鈥楨ichmann en Jerusal茅n鈥 (1963), Arendt apunta el concepto de la banalidad del mal que encarna Adolf Eichmann, uno de los mayores organizadores del Holocausto, quien 鈥渃aus贸 el mal no por ignorancia y desconocimiento de la ley, sino por falta de cuestionamiento de la misma鈥. Eichmann es el mal cotidiano llevado al extremo, pero son sus din谩micas (la rutina, el no razonamiento, la deshumanizaci贸n del otro) lo que nos conecta con su figura y nos incomoda.

Por eso Carrasco Conde recoge el guante de Arendt y de grandes fil贸sofos como Hobbes y Rousseau, pasando por referentes contempor谩neos sobre la materia como el franc茅s Paul Ricoeur (鈥楲a symbolique du mal鈥, 1960), y practica una autopsia al concepto de mal con el fin no de justificarlo, sino de neutralizarlo. 鈥淓s importante el reconocimiento para crear sociedades igualitarias, que el ser humano reconozca al otro鈥, subraya la autora.

Solo reconociendo la existencia de ese mal cotidiano, de ese da帽o gratuito y repetido sobre los dem谩s, podremos valorar qu茅 hacemos como seres humanos al respecto, de modo que deje de ser algo inevitable y se convierta en algo opcional.

Compartir :

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

驴Alguna pregunta?

Para m谩s informaci贸n sobre lo que hacemos, ponte en contacto con nosotros.

隆Gracias!

Sin la colaboraci贸n de todos ellos, Foro de Foros no ser铆a posible.

Pr贸xima actividad:

Entre Vinos Conversamos

Con Alfredo Sanfeliz

30 de mayo. Caf茅 Comercial

D铆as
Horas
Minutos