La respuesta era el alquiler, pero… ¿Cuál era la pregunta?

Fernando Encinar, Cofundador del portal Idealista, y Juan Fernández-Aceytuno, Consejero Delegado y Director General de Sociedad de Tasación, compartieron este 31 de mayo en una de nuestras Conversaciones Intergeneracionales de FORO DE FOROS impresiones y conocimientos acerca de la situación del sector inmobiliario en España.

Y es que el cambio de paradigma en el mercado de la vivienda de nuestro país es cada vez más evidente. En el primer trimestre de 2017, la demanda de alquiler subió como la espuma. Lejos parece estar quedando la tradicional preferencia por la compra de la vivienda: ahora, sólo tres de cada diez españoles consideran que alquilar es tirar el dinero. En este sentido, la oferta se ha adaptado con rapidez. Según datos de Idealista, el 15% de los pisos de ciudades como Madrid y Barcelona se alquilan en menos de dos días.

En España, en los años previos a 1964, según apuntan los especialistas, vivir alquilado era muy habitual. Sin embargo, en años posteriores, el paradigma se invirtió hasta llegar a un punto cercano a la extinción de la oferta de viviendas para arrendar. Será a partir del año 2008, cuando de comienzo el nuevo boom del alquiler y pueda ya hablarse en la actualidad de un renacimiento que, lejos de ser una situación coyuntural, parece responder más a un cambio rotundo en el sector. Consecuentemente, los precios de las viviendas ofertadas para arrendamiento, especialmente en las grandes ciudades y las capitales de provincia, se han incrementado. No obstante, los expertos dudan de que se trate de una nueva burbuja.

Pero… ¿a qué responde esta revalorización del alquiler en detrimento de la adquisición en propiedad? Las razones son diversas y complejas. Las nuevas generaciones tienen una concepción muy diferente de la vida: el concepto de propiedad parece estar en crisis. No sólo la inestabilidad laboral  es un motivo trascendente: la movilidad cada vez más característica de los jóvenes hace que comprar una vivienda sea difícil no sólo desde el punto de vista económico, sino también porque ello significa, en cierto sentido, anclarse a un lugar concreto.

Por otro lado, que el alquiler sea la opción preferida de las generaciones jóvenes trae consigo otras ventajas de las que se habla menos. Determinados barrios periféricos están viviendo, gracias al boom del alquiler, un rejuvenecimiento notable. Esto significa que se está produciendo una recuperación de zonas que estaban perdiendo población y que han conseguido una inyección de vitalidad demográfica muy beneficiosa.

En definitiva, nos encontramos ante un nuevo modelo de mercado inmobiliario muy diferente al que podía preverse hace unas décadas, y que trae consigo consecuencias positivas para el sector. El alquiler, según afirman los especialistas, ha llegado para quedarse.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top