Sin respuesta conjunta a la pandemia

foro Unión Europea

foro Unión Europea Sin respuesta conjunta a la pandemia

Hace cinco años, cuando el ébola acababa de segar más de 10.000 vidas, Bill Gates dio por hecho que la mayor catástrofe que nos depararía el futuro sería otro virus letal. En aquella charla TED, el fundador de Microsoft insistió en que no estábamos preparados a pesar de contar con abundante investigación científica y herramientas tecnológicas. Los infectados no serían conscientes de que portaban el virus y cogerían aviones, acudirían a sus puestos de trabajo, se relacionarían normalmente con el resto de sus compatriotas. Y eso haría crecer el problema de manera exponencial. Las similitudes con la crisis del coronavirus son inquietantes, ya que Gates, visionario, apuntó a ciertos flancos débiles y que hoy lamentamos no haber reforzado. La clave, según él, era contar con un equipo global de intervención: “Lo mismo que hacemos para una guerra”.

Hoy por hoy sigue sin existir ese escuadrón de expertos. La OTAN, a petición de España, envió hace unos días 10.000 equipos de protección individual a través de la República Checa. A Italia han llegado también envíos desde China, Rusia y Cuba, avivando el debate sobre el hueco que ha dejado la Unión Europea. Nunca habían aterrizado tantos militares rusos en un país de la Alianza Atlántica. En vez de una acción conjunta europea, vemos la llamada diplomacia de las mascarillas. “¿Acaso hemos dejado demasiado espacio a Putin para remarcar la ausencia de ayudas americanas al Viejo Continente?», se preguntaba el diario italiano Il Corriere della Sera.

¿Dónde está la UE?

Los ciudadanos miran consternados a la Unión Europea. Si había un

foro Unión Europea
¿Ha actuado correctamente la foro Unión Europea en esta pandemia?

momento de ayudar era este, la mayor crisis sanitaria en 100 años. A los ciudadanos les desconcierta ver que sus gobiernos se equivocan en cadena, sin aprender unos de otros, cuando no establecen estrategias opuestas. ¿Por qué en España los niños están en casa y en Suecia siguen yendo a la escuela? Sencillamente porque Bruselas no tiene competencia para cerrar colegios ni decretar el confinamiento de la población. Ni siquiera puede cerrar fronteras para evitar la expansión del Covid-19: esa es tarea de los estados miembros, y de hecho algunos lo hicieron poniendo en pausa el acuerdo Schengen.

La UE ha ofrecido apoyo económico a través del Banco Central Europeo y suspendiendo los límites al déficit público del Pacto de Estabilidad. Apoya una investigación en vacunas que por sí solo ningún estado miembro podría financiar. Ha organizado una licitación conjunta para comprar material, aunque este no llegará antes de la segunda semana de abril. De momento, los estados miembro están compitiendo en el mercado chino, lidiando con intermediarios, sobrecostes y opacidad. En países donde existe descentralización, como España, la situación es aún más compleja: las comunidades autónomas que tenían contactos, como la valenciana, se hicieron antes con mascarillas y respiradores.

Pero la falla mayor es la reticencia de algunos socios europeos a compartir recursos, fruto de sus visiones opuestas de solidaridad (con y sin condiciones). En el rechazo alemán y holandés a mutualizar la deuda europea subyace “un supremacismo cultural que representa sus ventajas económicas como fruto de su propia virtud, y nuestras desventajas como consecuencia de nuestros defectos”, escribe la economista Lídia Brun. En este sentido, los países de la Liga Hanseática están estableciendo un juego de suma cero, un análisis erróneo que los analistas suelen atribuir a líderes populistas como Donald Trump. Esta pandemia es simétrica, externa y solo la respuesta unificada permitirá protegerse de ella.

Suscríbete aquí para recibir nuestra newsletter semanal con contenidos exclusivos.

Pincha aquí para leer todos los Food for Thought de Foro de Foros.

***

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top