¿Está la izquierda radical secuestrando el debate medioambiental?

Thunberg y Bardem en Foro de Foros

En España parece haber un sólido consenso que acepta la evidencia científica sobre el cambio climático. ¿Acaso es necesario polarizar y movilizar al ciudadano medio con una excesiva cobertura mediática -efecto Greta Thunberg- o con declaraciones disonantes como la de Javier Bardem?

Solo dos nubarrones ensombrecieron la multitudinaria manifestación en defensa de la lucha contra el cambio climático del pasado viernes 6 de diciembre en Madrid. Uno fue el insulto de Javier Bardem al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Le llamó (junto a Donald Trump) “estúpido” por acabar con Madrid Central. El otro fue el acoso mediático y de sus fans a una exhausta Greta Thunberg, que terminó con la activista medioambiental sueca abandonando la manifestación por consejo de la Policía.

Estos dos hechos polarizaron la conversación sobre cómo frenar el cambio climático causado por el hombre, de actualidad por la declaración de crisis climática por parte del Parlamento Europeo y por la Cumbre del Clima que se ha celebrado estos días en Madrid.

Surge una pregunta legítima: ¿se está polarizando y politizando en exceso el debate medioambiental sobre un hecho científico probado, como es el aumento de las temperaturas a consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero? Si es así, ¿es por culpa de la izquierda radical o de la ultraderecha negacionista?

Vayamos a los datos. En Europa en general, y en España en particular, no parece que haga falta concienciar a la población, sino medidas concretas a nivel político y económico y proselitismo medioambiental en China, India o Estados Unidos.

En nuestro país, la mayoría de los votantes de todos los partidos cree en la existencia de un viraje climático por la acción del hombre. Así lo afirman el 90% de los votantes de Podemos, el 85% de los partidarios de Ciudadanos, el 81% del electorado del PSOE y el 67% de los simpatizantes del PP, según datos del CIS en 2018 recopilados y analizados por Kiko Llaneras en El País. Donde hay más votantes en los márgenes de la ciencia es en Vox: Un 23% de los simpatizantes de este partido en 2018 no creían que hubiese cambio climático y otro 18% dudaba de si la responsabilidad recaía sobre los humanos.

Dicho de otro modo: en España parece haber un sólido consenso que acepta la evidencia científica sobre el cambio climático. ¿Es, por tanto, necesario polarizar y movilizar al ciudadano medio, o puede que haya un efecto rebote cuando se exacerba la cobertura mediática –un efecto Greta Thunberg, por ejemplo- o se suman declaraciones disonantes como la de Bardem?

Incluso en países como Estados Unidos parece que la división entre izquierda y derecha sobre este asunto se está reduciendo. Ocho de cada diez jóvenes republicanos, la misma cifra que la de demócratas, está de acuerdo en que el cambio climático es una amenaza seria. Es cierto que, entre los mayores de 39 años, la misma encuesta rebaja a la mitad los republicanos que reconocen la amenaza, frente al 95% de los demócratas. Pero de nuevo, incluso en Estados Unidos, parece que el problema no es tanto de concienciación climática de los votantes como de la reacción de los líderes (Donald Trump ha retirado a su país de los acuerdos globales) y las élites económicas.

En la rueda de prensa dentro del COP25 en Madrid, Greta Thunberg prefirió no hablar. Desde la mesa compartida con organizaciones de la sociedad civil y con afectados por el cambio climático, la niña sueca aseguró que les cedía la palabra, “porque nuestra historia ya ha sido contada”. Quizá es el momento de reequilibrar el debate medioambiental, aprovechar el tirón mediático de Thunberg, de las manifestaciones de los “viernes por el clima” y de las negociaciones al más alto nivel para pensar una estrategia que solucione el problema de fondo: cómo atraer de nuevo a Estados Unidos a volver al debate medioambiental, y cómo ayudar a India y China a reducir su (nuestra) cota de contaminación.

Suscríbete aquí para recibir nuestra newsletter semanal con contenidos exclusivos.

Pincha aquí para leer todos los Food for Thoughts de Foro de Foros.

***

2 thoughts on “¿Está la izquierda radical secuestrando el debate medioambiental?

  1. Thibaut Deleval

    Noto una cierta falta de coherencia en la redacción de este artículo…

    Segun los datos citados, 1 de cada 3 votantes del PP es climato-escéptico. Y si miramos a VOX la cifra sube a 2 de cada 5. La diferencia con los votantes de izquierda es MUY significativa. ¿No creen? Sin embargo, el artículo pasa de puntillas sobre esta diferencia y tiende a concluir que hay un secuestro de la temática por la izquierda. Yo no veo un secuestro, veo una clara incomodidad del votante de derecha acerca de este tema. Y es lógico y comprensible ya que esta cuestión, en definitiva, gira entorno a un cambio de sociedad y un freno al consumismo desfrenado. Y esto afecta más al que consume más…

    Yo respondí a la llamada de la Iglesia Católica el día de la manifestación. Y la realidad es que me sorprendió mucho ver la falta de movilización fuera de los clásicos caladeros de la izquierda. Para hablar claro, había mucho perroflauta y poco Barbour en la calle este día…

    No creo que nadie secuestre el debate, creo que a algunos les cuesta asumir sus responsabilidades de ciudadanos y dar un paso hacia un cambio absolutamente necesario.

    1. Ignacio Escribano

      Nunca queremos concluir nada definitivo, Thibaut. Siempre intentamos dar datos para que el lector conforme su opinión y se haga preguntas. Con tu opinión seguro que mejoramos y contribuimos a acercarnos a la solución de este tema. ¡Muchas gracias por la aportación!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top