Así frena el progreso el cambio climático

Sobre la desigualdad se han escrito volúmenes enteros. Periódicamente nuevas investigaciones apuntan a su aumento o a su reducción, pero siempre resulta difícil compararlas para llegar a conclusiones fiables porque se refieren a países y épocas distintas. La brecha entre rentas altas y bajas evoluciona según las políticas que se apliquen, y de lo que haga el resto del mundo mientras tanto.

A cualquier análisis ya se superpone un dato demostrado por los científicos: entre 1960 y 2010 la desigualdad se ha reducido entre países, pero lo habría hecho más si no hubiera sido por el cambio climático.

Desde hace años, Naciones Unidas estudia el círculo vicioso que se genera en las poblaciones vulnerables, que además han de hacer frente a desastres climáticos. Es obvio que una ciudad de chabolas en una zona costera azotada por los huracanes está en situación de emergencia, más aún si estos fenómenos empiezan a volverse cada vez más frecuentes por el calentamiento global.

Desde la Revolución Industrial la temperatura del planeta ha aumentado 1 grado celsius por las emisiones de CO2. Un estudio de la publicación científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Science concluyó hace unas semanas que en el 90% de los países pobres esto ha incidido directamente en su crecimiento. El calentamiento global ha hecho disminuir la riqueza de los habitantes de países en desarrollo entre un 17 y un 30%. Mientras, en el mundo desarrollado, no solo no se han reducido tanto las rentas, sino que algunos actores y empresas incluso se han beneficiado de las altas temperaturas.

El autor de la investigación, el profesor de Stanford Noah S. Diffenbaugh, insiste en que el calentamiento global ha sido el gran palo en la rueda del desarrollo. Se basa en datos publicados en Nature en 2015. Un ejemplo: el PIB per cápita en Bangladesh, según estos científicos, entre 1990 y 2010 fue un 12% menor de lo que podría haber sido sin calentamiento global. En el África subsahariana, el diferencial de crecimiento llega al 20%. El aumento de las temperaturas provoca desde peores cosechas a menor productividad laboral.

La tecnología permite ya predecir con exactitud cómo habría impactado un fenómeno en un país restándole el factor del calentamiento global. En agosto de 2017, el huracán Harvey dejó anegada la ciudad de Houston (Texas, EEUU) y se pudo comprobar que la lluvia fue un 15% más abundante por la subida de las temperaturas provocada por la acción humana. Los expertos alertaron de que si no se tomaban medidas concretas la probabilidad de más huracanes así en 2100 se incrementarían en un 50%.

Algunos especialistas en la relación clima-crecimiento económico rebaten las investigaciones anteriores. El profesor de Berkeley Solomon Hsiang declaró a la revista Science que el impacto resulta menor si, en vez de tomar año a año, se estudian los efectos del calentamiento global en cada lustro. En todo caso, el punto de partida le parece interesante, así como el hecho de incidir en que clima ya está lastrando las oportunidades de buena parte del mundo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Back To Top