Aislar a Catar: la guerra fría de Arabia Saudí

Aislar a Catar: la guerra fría de Arabia Saudí

Para muchos funcionarios en Washington parte de su rutina se centra en el control de daños causados por su presidente en las redes sociales. Esta semana Donald Trump ha arremetido contra Catar. Insiste en que el pequeño Estado de la península arábiga, uno de los más ricos del mundo, el país de Al Jazeera y que albergará la Copa Mundial de fútbol en 2022, financia el terrorismo. Jaleaba Trump la decisión por sorpresa de Arabia Saudí, Egipto, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos de cortar toda relación diplomática y aislar por tierra, mar y aire a Catar, además de expulsar a los ciudadanos de este país.

“Qué bien ver que mi visita a Arabia Saudí y otros 50 países ya está dando resultados”, ha dicho en Twitter. “Dicen que van a ser duros con la financiación del extremismo y todo apunta a Catar. Quizá este sea el principio del fin del terrorismo”.

Subyace un serio problema en esta afirmación, que amenaza con entorpecer la labor del Pentágono. Lo ha expresado claramente un ex asesor del ex vicepresidente Joe Biden. “Trump arremete contra Catar. Espero que el presidente de Estados Unidos tenga un plan B para la base catarí, que es clave en la guerra aérea contra Estado Islámico”, ha escrito Colin Kahl.

Por qué Catar es clave

Efectivamente, el grueso de los ataques aéreos de la coalición contra Estado Islámico-Daesh en Siria e Irak parten de la base estadounidense de Al Oudeid, en Catar. El pequeño emirato ha mantenido desde siempre relaciones excelentes con Hezbolah, Siria e Irán. Aceptó no obstante que Israel abriese una representación comercial en su territorio (que se cerró después de la ofensiva israelí a Gaza en 2008-2009). Ha mediado en numerosas crisis en la zona, incluido apoyo financiero para la liberación de rehenes (como la de las enfermeras libias secuestradas por el régimen libio en 2007).

qatar

En 2011, Catar se convierte en portavoz de las revoluciones árabes a través de Al Jazeera, que para la mayoría del público de la zona es su fuente de información más fiable. En ella encuentran información de calidad sin los clichés occidentales que rodean al mundo musulmán.

 

¿Qué está ocurriendo realmente?

Los analistas consultados hablan de que Arabia Saudí, una dictadura wahabista, la rama más dura del Islam suní, no parece ser el actor más indicado para dar lecciones sobre financiación del terrorismo. Riad, que siempre ha visto a Catar como un hermano pequeño más progresista que acaparaba demasiado protagonismo, trata de imponer su dominio en la región, y de contener a su archienemigo, la teocracia chií de los ayatolás iraníes. Catar, aunque sigue siendo de la órbita suní, comparte un yacimiento de gas con su vecino Irán, y contemporiza con ellos. Algo inaceptable para los saudíes y, sobre todo, para un Donald Trump obsesionado con el papel de Teherán en la región.

Las cancillerías mundiales echaban humo estos días por esta crisis imprevista y peligrosa. Egipto se ha ofrecido a mediar. Bruselas y España han mostrado su honda preocupación por el asunto, y han pedido que se solucione la rencilla a través del diálogo. Mientras, el petróleo ha encajado subidas y la bolsa catarí se ha desplomado. Catar es un inversor internacional relevante. Varios jeques tienen participaciones considerables en empresas españolas, como El Corte Inglés o el Grupo Prisa, y la Qatar Foundation es patrocinadora del F.C. Barcelona.

Y mientras tanto, Trump puede estarle dando a Rusia exactamente lo que estaba esperando.

 

Encuesta Food For Thought: la economía que nos viene

Queríamos compartir contigo los resultados de la primera encuesta de Foro de Foros, en la que planteamos la pregunta siguiente: ¿Cuál de estos paradigmas, o qué otro, será más relevante en la economía del futuro?

El paradigma más relevante de los ofrecidos, con un 28% de los votos, ha sido el de la Renta Básica Universal. Entre los sugeridos por los lectores:

“ECONOMÍA AVANZADA. Los robots harán tareas rutinarias, las personas las abstractas o interpersonales”

“No hay uno más relevante. Todo apunta a que son los 4 y alguno más que todavía no se ha contemplado”.

“Van a coexistir todos ellos, de hecho están todos interrelacionados.  El cambio es socio-económico”.

“El aumento de la esperanza de vida y la proximidad a la singularidad de la inmortalidad”

“Habrá un poco más de todo eso. La encuesta no me parece muy bien planteada”.

“Los cuatro serán muy relevantes”.

gra