Connecting people

Connecting people

Hubo una época que la escritura por correspondencia era la única vía de comunicación entre humanos, donde era impensable comunicarse y conversar con la rapidez que lo hacemos ahora. El objetivo de muchas personas es medrar, personalmente las personas intentan conseguir un día a día mejor y más cómodo de cómo lo tienen en el momento de analizar su situación. Asimismo, todas las personas intentan dejar unas buenas bases de educación y formación a sus sucesores, para que puedan conseguir unos objetivos más ambiciosos que su generación anterior.

Como bien define la obra de Charles Darwin, El origen de las especies, los humanos somos una especie de ser vivo que hemos ido evolucionando con el tiempo a partir de un antepasado común y mediante el proceso denominado selección natural. Nos hemos adaptado a todo tipo de situaciones que han ocurrido a lo largo de la historia, la sociedad ha sobrevivido a ellas gracias a los continuos retos que se nos han planteado y el consiguiente ingenio de determinadas personalidades para entender la situación y avanzarse en los acontecimientos para mejorar nuestro entorno.

Hablamos de ingenio. Hablamos de talento. Hablamos de creatividad. Pero, ¿hablamos de orígenes? Imaginemos las empresas tecnológicas del Silicon Valley o la city de Londres sin la aportación de extranjeros, las grandes universidades sin profesores de cualquier origen, al Futbol Club Barcelona sin Messi o al Real Madrid sin Ronaldo. Nos referimos a cualquier tipo de aportación. En cualquier ámbito. Por seguir poniendo ejemplos, algo tan elemental y comúnmente aceptado como son las comidas de diferentes culturas seríamos incapaces de comérnoslo fuera de la región de donde es propio. ¿Quién no degusta uno de los mejores sushi en la céntrica ciudad de Madrid? Nadie le da importancia al origen de los platos o a la persona que los ideó, lo que realmente valoramos es que podamos disfrutar de ellos estemos donde estemos en el mapa. ¿Realmente nos importa el origen de uno de los fundadores de la herramienta más potente de búsqueda online y el motor que utilizamos cada día durante horas para conocer y estar informados de todo? No, lo que realmente nos importa es que Google no desaparezca y que toda la sociedad pueda seguir beneficiándose de todas sus virtudes.

Determinados gobernantes vienen argumentado según sus sesgados puntos de vista que la inmigración penaliza al país de acogida, pero se olvidan que muchos de los fundadores o directivos de las principales empresas de sus países no son nacidos en su territorio nacional sino son personas que algún día emigraron con la única intención de medrar. Lo más seguro es que buscasen oportunidades más allá de sus fronteras, oportunidades para desarrollar su ingenio y creatividad para conseguir hacer un mundo más fácil. La inmigración no se debe penalizar pues nunca se sabrá qué talento puede estar emigrando y entrando en cualquier territorio y en consecuencia, desconoceremos si ese talento hubiese aportado algo realmente significativo para su territorio y el mundo, en general. Lo que deberíamos penalizar son los prejuicios que tenemos con aquellos que no son afines a nuestra realidad, ya que no hace más que acentuar el malestar que recientemente se viene viviendo en determinadas regiones.

Actualmente, vivimos conectados a multitud de dispositivos y tenemos acceso casi inmediato a cualquier información que deseemos. Hace no muchos años esto era imposible, aunque hubo una compañía que supo transmitir mediante su eslogan “Connecting people” que lo realmente importante era (y es) conectar con toda la gente, comunicarse con las máximas personas que podamos y conocer la mayor diversidad de culturas que podamos. Nokia, entendió el futuro pero no supo medrar y las nuevas empresas que han ido surgiendo lo han sabido hacer. Por ejemplo, gracias a Facebook podemos tener una fluida y rápida conversación con aquel compañero que conocimos en una reunión y que reside a caballo entre Shanghai y Sydney, a pesar de las diferencias horarias.

Este ejemplo puede ser válido en muchos aspectos de nuestro día a día, aunque entendemos el futuro no debemos olvidar medrar para conseguir todos las oportunidades que nos depara el tiempo. Por este motivo, actualmente no deberíamos olvidar todos los beneficios que aporta la inmigración y deberíamos dejar fluir el ingenio, la creatividad y el talento de todas esas personas que actualmente están siendo penalizadas por abandonar su zona de confort y salir en busca de nuevas y mejores oportunidades para medrar.